Matrimonio, concubinato y sociedad en convivencia

Matrimonio.
Las características generales de la institución del matrimonio incluidas en algunos ordenamientos jurídicos son la dualidad, la heterosexualidad y el contenido en cuanto a derechos y deberes. A partir del siglo XX, en las sociedades de influencia occidental y procedente del liberalismo se recoge también el principio de igualdad, con un peso creciente en las regulaciones derivadas.

Efectos jurídicos

El matrimonio produce una serie de efectos jurídicos entre los cónyuges y frente a terceras personas, de los cuales los fundamentales son los deberes u obligaciones conyugales, el parentesco, la adquisición de derechos sucesorales entre los cónyuges y el régimen económico del matrimonio, que tiene distintas modalidades en los diferentes países. Además, en varios países produce de derecho la emancipación del contrayente menor de edad, con lo cual éste queda libre de la patria potestad de sus padres y podrá en adelante actuar como si fuera mayor, aunque posteriormente se divorcie.
Concubinato.
Concubinato es la relación marital de un hombre con una mujer sin estar unidos bajo el vínculo matrimonial. El término concubina generalmente indica relaciones matrimoniales en curso donde la mujer es de menor posición social que el hombre o que la esposa o esposas oficiales. Existen dirigentes en la historia de Asia y de Europa que tenían tanto concubinas como esposas.
Sociedad de convivencia.
  La sociedad en convivencia es un recurso para que dos personas que viven juntas le den rango jurídico al hecho de formar un hogar común. Gracias a esa figura podrían establecerse derechos de alimento y sustento, sucesión testamentaria, tutela y relaciones patrimoniales, entre otros.
   Esa ley beneficiaría, por ejemplo, a dos viudas que han decidido tener una sola casa. Para determinar la existencia de una sociedad de convivencia no es requisito que haya trato sexual entre quienes quieran beneficiarse de esa figura jurídica y pueden ser personas del mismo o de diferente género. El requisito principal es que hayan decidido vivir en un hogar común y con voluntad de permanencia y ayuda mutua.
   El registro de la sociedad de convivencia se haría en la oficina jurídica de cada delegación política de la ciudad de México y se requeriría el testimonio de otras dos personas. La sociedad de convivencia no tendría facultades de adopción.

 

blog comments powered by Disqus